Mientras Puebla se salva, el Cruz Azul se hunde en la mediocridad

19 04 2009

puebla-salvado

Felicidades Puebla, a pesar de sus dirigentes, ya se salvaron y estarán un año más en la primera división gracias a su victoria de 2-1 sobre el Cruz Azul. Aunque si los rumores son cierto y Henaine toma las riendas del equipo, increíblemente tendrán que despedirse del Chelis. Espero que entre la cordura en su directiva y dejen al Chelis que ya demostró que es muy capaz. No sólo salvó al equipo, sino que resucitó a jugadores que parecían muertos como Duilio Davino y Daniel Osorno; rescató a la Bola González que estaba borrado por Mario Carrillo; tuvo buen ojo para traer a Ramón Nuñez y a Alejandro Acosta; e hizo jugar muy bien a jugadores que eran unos completos desconocidos en primera división.

Así que ahora a disfrutarlo y seguir concentrados para calificar a la liguilla e ir por más. La presión ya se terminó y todo lo que venga de aquí en adelante será ganancia.

Por el otro lado, si el día de mañana Necaxa gana, el Cruz Azul estará empatado con ellos en el último lugar de la tabla. Así de mediocre es la campaña del Cruz Azul, mejor conocido como el subcampeonísimo, porque no ganan nada. El juego de hoy fue patético, Puebla les dió un baile y les demostró cómo se debe jugar con garra (¿vieron la flojera del Catita Díaz?). La defensa es de risa y cómo estarán que hasta probaron a Emilio Hassan Viades para ver si mejoraba. Nadie construye juego, los delanteros son mediocrones y Landín volvió a si habitual nivel. Y bueno, con los porteros ni se hallan, porque Poncho Blanco también anduvo perdido.

Pero insisto, ¿quién es el mayor culpable de esta mediocridad? Nadie más que Billy Álvarez, quien por estar peleado con su hermano Alfredo, corrió a Sergio Markarián. Parece increíble, pero Markarián los llevó a la final después de años, los hizo jugar bien, les dió identidad y su premio fue ser cesado. Luego entro Billy, le habló al promotor Carlos Hurtado (lean para enterarse por qué se fue el Cata Díaz y llegó Federico Lussenhoff) y entre los dos pusieron a Benjamín Galindo. ¿Qué pasó luego? Que Galindo no movió mucho de lo que hizo Markarían y logró repetir la final, pero ahora regresan a la realidad y al equipo mediocre que solamente ha ganado 1 título en los últimos 29 años!!!!

Así que mis estimados celestes, sigan esperanzados que algún día ganarán el campeonato y apoyen a este equipo que ya ni personalidad tiene. Yo solo creo que lo mejor que pueden hacer es exigir la renuncia de Billy Álvarez (aunque sea imposible) o pedirle a Dios que les haga un milagrito… Y por favor, pierdan la final de la Concachampions si no quieren ser el hazme reír del futbol mundial…