Hay esperanza, se empieza a ver la luz al final del túnel… México 4 – Haití 0.

19 07 2009

Mexico Haiti

Hoy México jugó muy bien. Un 4-0 contra Haití con autoridad y muy bien trabajado. La selección ya nos debía una actuación así, dejando en claro que hay superioridad. Y sí, fue Haití, pero creo que hoy hay que reconocer una notable mejoría partido a partido.

El Tri se vió compacto, bien coordinadas las líneas y siempre buscando atacar. Sabah, quien en otros años jamás hubiera tenido una oportunidad, ahora ha aprovechado el hecho de no tener delanteros eficaces. Cuatro goles en cuatro partidos dejan en claro que Omarcito Bravo empieza a ver muy lejos la posibilidad de jugar. Pero no hay nadie más culpable de ello que él, oportunidades ha tenido y no las ha aprovechado.

Muy bien Gio, cada vez se ve más confiado y seguro en la cancha. El gol que hizo fue una chulada, con un quiebre de cintura se acomodó el balón y sacó un zurdazo imposible de atajar. También se movió muy bien y dió muy buenos pases al espacio. Otro que sigue marcando diferencia es Pablo Barrera, aún le faltan mejorar los centros, pero qué bien desborda y es el único que se atreve a pegarle de primera. También un golazo. Y creo que es un diamante en bruto.

Magallón empieza a regresar al nivel que tenía antes de la lesión y me da mucho gusto. Torrado también deja de verse tieso en el medio campo, ha bajado la fueza de sus entradas, pero su nivel de juego ha crecido.

Quizás las únicas tres cosas que hay que reprochar fueron los constantes errores de Ismael Rodríguez, quien sigue siendo el más débil del equipo. Hoy fue el único que generó oportunidades a favor de Haití. Siempre hizo el mismo error, querer jugar en lugar de reventar. Pero bueno, sabemos que no tiene el menor chance de ser titular cuando regrese Márquez y Salcido. También me desespera de sobremanera el Venado Medina, si como mueve los pies centrara, sería un crack. Pero el tipo no da una. Y Esquivel no tiene nada que hacer en la selección.

Esta mejoría da esperanzas para el juego eliminatorio contra Estados Unidos. Poco a poco se empieza a notar el trabajo de Aguirre, el cual ya se había mostrado con Guadalupe. Además la confianza que el equipo empieza a tomar es evidente. Hay esperanza, se empieza a ver la luz al final del túnel. ¿No lo creen?





Pumas – Puebla, como regalar un partido…

13 04 2009

pablito-barrera

Lo siento por mis amigos poblanos y sobre todo por mi querido Chelis, pero cómo quieren no perder haciendo los errores que hicieron el día de hoy. Y bueno, creo que todos los jugadores hoy se equivocaron y además contaron con mala suerte los de la franja… ese tiro de carambola en los dos postes…

Villalpando tuvo una tarde para el olvido, pero no fue el único que se equivocó. ¿Qué me dicen de el Bola que tuvo el 2-1 y la falló o de Pérez que se hace expulsar tontamente para quedarse con 10. Y para colmo, al partido le agregan 5 minutos de reposición, durante el cual Pumas hizo los dos últimos goles. La desesperación de Chelis fue evidente cuando vió el tiempo extra que se agregaba, pero más cuando le hacían el 2-1 con el grave error del portero camotero.

Y sí, algunos me van a decir que el Tuca está haciendo bien las cosas, pero yo insisto, Ferreti debe de salir de los Pumas y llevarse a Trejo y a Mahbub con él. El Tuca es un miedoso y siempre fallará a la hora buena. Así como tuvo al América y lo dejó vivir, así parecía que íba a ser hoy, con un equipo que atacaba con más corazón que por su gran estrategia o buen juego. Pablo Barrera le salvó la tarde y no fue por estrategia, fue por churro.

Lo siento, Pumas sigue sin gustarme. Como extraño al equipo que salía a comerse a los rivales donde fuera. Palencia debería de tener prohibido entrar al campo y Barrera debería de ser titular con Toledo, Morales e Iñiguez. Fuera Dante López también, es un jugador más. Por lo pronto Pumas sigue en primer lugar de su grupo y en camino directo a la liguilla. Sería demasiada sorpresa si salimos campeones…

¿Ustedes qué piensan del partido y sobre todo, para qué está hecho este Pumas?

PD René, Puebla no merecía perder…