Adiós Amiguismos e Intereses: La Lucha de Carlos Albert por la Verdad..

2 09 2009

Carlos Albert

En 1988 conocí a Carlos Albert cuando realicé un trabajo sobre Florence Griffith Joyner, la sensación de los juegos olímpicos de Seúl 88. Albert era vecino de una compañera de la escuela, en unos departamentos en Picacho junto al Hospital de Pemex, y nos ayudó con mucha información para la tarea de 6º de primaria. Fue una gran persona con nosotros, porque a pesar de ser ya una figura pública nos dedicó toda una tarde a responder nuestras dudas. Seguramente Albert ni se acuerda de esa vez que estuvimos cuatro chamacos en su departamento aprendiendo de atletismo. Desde ese día me ha caído muy bien y durante años fue motivo de pleito con mi papá, para quien solamente era un gritón.

Albert ha sido tachado de brabucón, peleonero, intolerante y de hablar con el hígado. Pero si hay algo que reconocerle es que es de los pocos en decir las cosas de frente, que no se doblan ante intereses, que no tiene pelos en la lengua y que no le tiene miedo a decir las cosas como son. Lo he escuchado más de una vez decirle sus verdades a alguien, y eso en México, nunca es del agrado de nadie.

Quizás algunos no lo saben, pero Albert ha sacrificado su desarrollo profesional por morirse con la suya y seguir siendo fiel a sus ideales. Tuvo que “retirarse” prematuramente como jugador cuando quiso organizar el primer sindicato de futbolistas en México, cosa que a los directivos no les gustó. En su carrera de periodista, fue vetado con Joserra de asistir al mundial de Italia 90 por el caso de los cachirules y seguramente por muchas otras cosas que ya le traían guardadas. Más tarde renunció a TV Azteca. Sino mal recuerdo, fue por estar en desacuerdo con que la televisora tuviera dos equipos en Primera División: Veracruz y Morelia.

Después continuó su carrera en Canal 40, donde daba la sección deportiva con Ciro Gómez Leyva. Fue ahí donde se dio la tan célebre entrevista con Ricardo Lavolpe, de la cual el argentino huyó del estudio. Sino la han visto, aquí la tienen:

Lo mejor es que hasta el día de hoy le sigue diciendo las verdades a Lavolpe y es de los pocos que no le dan las nalgas al discurso mareador del bigotón.

Desde hace ya un buen rato, Albert está con Futbol Picante y siempre es la voz que tira de frente y que menciona nombres, no como lo hace Héctor Huerta que dice mucho sin decir nada. Albert no le debe nada a nadie y va de frente. Pero si me preguntan, para mí lo mejor de Albert es leerlo en Milenio. Tanto él como la columna de Rufo son una delicia. Lo escrito el día de hoy por Albert es exactamente la muestra de lo que es este periodista, sarcasmo, verdades y ataque frontal en contra de la Femexfut y del Pachuca. ¡Que piedra más incómoda debe de ser para ambas instituciones cuando tienen a la mayoría de los periodistas comiendo de la mano o amenazados de ser vetados!

Ya hubo alguna vez un intento de desprestigio, culpando a Albert de malos manejos durante su gestión como titular del Instituto del Deporte del DF y teniendo como resultado su inhabilitación durante 25 años de ocupar un cargo público. Lo increíble fue que su sucesor, Bernardo Segura, quien no goza de una reputación de honestidaddeclaró  que la casa (la institución) tenía dos o tres manchistas. Los medios lo publicaron, pero Carlos ya se encargó de aclararlo. Aún así, me gustaría escuchar de su boca lo que sucedió realmente. Debe de estar interesantísimo.

Pero como sé que todo en la vida tiene a quien le gusta y a quien no, yo les pregunto, ¿qué les parece Albert? ¿Para ustedes es solamente un hablador o realmente un tipo que dice la verdad? Me interesa mucho saber lo que para ustedes es Carlos Albert.

Anuncios